Simplemente, con tristeza lo digo. Porque la gente cuenta solo las cosas felices y tristes, pero no las intermedias y en lo intermedio tenemos una sola cosa: lo cotidiano. Para que hablar de lo cotidiano si creemos que no se puede cambiar. Para que hablar de violencia de genero, para que mencionar simplemente que las mujeres vivimos en la constante pugna de tener que soportar a los misogenos con su ironía y sentimiento de grandeza que se basa únicamente en que tienen pene y que nosotras no. Ojala fueran tan fáciles de castrar como los chanchos y se dieran cuenta de lo miserable y repudiable que resulta su actitud.

Que somos las mujeres ante un/a machista? somos simplemente eso que no maneja bien, que no entiende el futbol y que debe limitarse a cocinar ajena a todas las decisiones importantes del hogar. Somos eso que ni siquera tiene poder de decidir sobre su propio cuerpo y sus derechos reproductivos. Somos esa falda corta que provoca la violación, somos esas tetas grandes al ladito de la cerveza. Pareciera que somos cualquier huea menos personas.

Le tienen miedo a la mujer que  piensa por si misma, les aterra no tener a la esclava en el hogar, les jode que debiéramos ganar lo mismo por el mismo trabajo. Porque es la mujer es ella la que no sabe, es ella la que la caga siempre, porque es mujer y las mujeres no piensan y si lo hacen piensan solo en hombres. Porque para estos seres especiales que desprecian a la mujer por ser mujer las lesbianas y bisexuales técnicamente no pueden tener sexo porque como no hay penetración entonces no es sexo en realidad. Aunque a mi gusto las mujeres con pico si existen y se llaman transgenero.

Mujer, debes tener tu hombre y casarte porque sino tu vida sera miserable. Mujer, debes ser bella y talla 38. Mujer, debes tener hijos. Pero la violación entre conyuges no es posible porque nadie viola lo que ya ha poseído y la belleza es irrelevante porque no asegura nada. De que sirven todas esas cosas, de que sirve creer en una realidad en la no eres parte sino una pieza.

Pienso en esto, pienso en la mistral que estuvo de cumpleaños hace poquito y yo me sigo preguntando que tan miserable sigue siendo Chile en el trato de la mujer. Escucho Corazones Rojos y me preguntó que tan distintas son las cosas desde los ochentas a la fecha? CORAZONES ROJOS NO ME MIREN ASI.

Me gusta pensar que somos iguales, que todos somos iguales, pero no lo creo realmente. Respecto al acoso sexual, este puede ser tanto heterosexual como homosexual -en ambos debería condenarse- creo que es la expresión cotidiana del trato vejatorio tan habitual que sufren muchas mujeres. Les enseñan tantas cosas a los niños chicos, pero son incapaces de enseñarles como tratar a una mujer. Y a las mujeres en lugar de enseñarles a defenderse y seguir viviendo, les enseñan a convivir con el acoso.

Yo no se si yo vaya a tener hijos, espero que si y si es niño claramente le enseñaría la importancia de como tratar a las personas independiente las diferencias que puedan tener y si fuera niña le enseñaría lo mismo.
Porque las niñas también podemos, quieran o no podemos. Y así tan lindas como nos ven, también les podemos escupir en la cara sin equivocarnos.

Anuncios