Bienvenidos al día numero DOS!

El día de hoy vengo a hablar sobre un tema que a mí y a mis amigas nos tiene absolutamente aburridas: Los dramas ajenos.

Estoy cansada de las personas que me dicen “amiga” solo para contarme las cosas malas que les pasan y llorar en mi hombro cuando tienen pena, porque cuando están bien se olvidan de mí.

¿Para qué piden consejos si nunca van a patear a su pololo? ¿Por qué se vienen a quejar conmigo de sus vidas?

Creo que la mayoría de las veces que alguien quiere quejarse y lamentarse conmigo es por estas dos situaciones, así que voy a responder detalladamente porqué no soy la persona más indicada para ir a quejarse (y tengo más razones que simplemente “No me importa”):

  1. ¿Para qué piden consejos si nunca van a patear a su pololo?
    Si no es su plan terminar y solo desahogarse, vayan a un psicologo o escriban un diario. Porque cuando a mí me cuentan los problemas que tienen yo me quedo con todas las cosas malas que me dicen y no hay forma alguna en que le vuelva a encontrar algo bueno a su pololo. Esto pasa porque las relaciones tienen cosas buenas y malas, por ende si solo me cuentan solamente las malas lo más probable es que jamas puedo encontrar algo positivo y mi respuesta siempre termine siendo “No entiendo porqué siguen juntos”.
  2. ¿Por qué se vienen a quejar conmigo de sus vidas?
    Yo no tengo problema en dar consejo, pero no soy un libro de quejas. No me siento amiga de personas que solo me hablan para hacerme un monologo de sus tragedias, porque a todos nos pueden pasar cosas malas y a pesar de eso vivimos igual. Si tanto quieren quejarse HÁGANSE UNA CUENTA DE TWITTER, donde podrán quejarse todo el día y además pueden encontrar memes bacanes.

Voy a aprovechar de citar un pequeño párrafo de “El Padrino” que ilustra a la perfección mi molestia, léanlo con voz de italiano.

” El don hizo una pequeña pausa y antes de continuar dirigió a Bonasera una sonrisa a la vez cortés e irónica.

– Ahora acudes a mí diciendo: «Don Corleone; quiero que haga justicia». Y no sabes pedir con respeto. No me ofreces tu amistad. Vienes a mi casa el día de la boda de mi hija, me pides que mate a alguien y dices – aquí el don se puso a imitar la voz y los gestos de Bonasera -: «Pagaré lo que me pida». No, no. No te guardo rencor; pero ¿puedes decirme qué te he hecho para que me hayas tratado con esa absoluta falta de respeto? ”

Puzo, M. (1972). El padrino (1st ed., p. 28). Buenos Aires: Grijalbo.

godfather-talks-to-bonasera

He escuchado gente que dice que tiene amigos para estudiar, amigos para carretear y así una lista larga de cosas. Yo no creo en eso y pienso que la segmentación de las amistades es una estrategia que utilizan las personas que no comprenden realmente el valor de la amistad, ya que tratan a las personas como si fueran objetos.

Les cuento que hace poco a mí me metieron un golazo relativo al tema quejas/penas de amor. Dentro de la historia hubo violencia en el pololeo, infidelidad, pacos, prostitutas y exámenes varios. Presté la oreja con hombro incluido y ahora veo como la parejita tapiza las redes sociales con su re-naciente amor. Pero aprendí y ya no tengo tiempo para quejas ajenas, así que toma tus cosas y sale de acá.

Usen su energía para hacer cosas que les gusten a ustedes, en lugar de desperdiciarla con esos hoyos negros que probablemente no les den nada positivo a sus vidas.

Un besito, Valentina.